1. Mayor autonomía. Los estudiantes adquirieren nuevos hábitos en la administración del tiempo para cumplir con sus deberes de forma independiente. Esta modalidad mejora la calidad de vida, ya que se puede disfrutar de actividades deportivas, recreativas y culturales.
  2. Horarios flexibles. Las plataformas de formación virtual permiten a los estudiantes acceder al contenido académico en cualquier momento y desde cualquier lugar con Internet, por lo que no existen límites para repasar las clases si no se entienden, ni tampoco riesgo de perderse un contenido por llegar tarde.
  3. Nuevos entornos de aprendizaje. Muchas familias temen enviar a sus hijos o hijas a estudiar a otras ciudades, o simplemente no tienen los recursos para hacerlo. Ahora es posible con la educación virtual, es incluso más económica porque además de ahorrar el dinero de transportes, alimentación u hospedaje, entre otras, la modalidad le permite al campus ofrecer tarifas más económicas y preferenciales.